A pesar de llevar unas copas de más, este hombre solo quería descansar en la casa de sus padres. Así que simplemente entró a dormir al sillón… pero había un pequeño detalle: ¡ellos ya no vivían ahí!. Thomas Airlie salió de fiesta con unos amigos en Glasgow, Escocia. Luego de beber alcohol, no quiso llegar a su departamento, el cual se encontraba un poco lejos del lugar donde estaba.

Entonces, decidió tomar un taxi para llegar a un sitio más cercano: la casa de sus padres. No planeaba despertarlos, sino solo pasar el resto de la noche en el sillón familiar. Y así lo hizo. Entró a la casa e incluso pasó a la cocina por un poco de jugo. Llegó al sillón y se quedó profundamente dormido.

Al otro día, una mujer llamada Elaine Wedlock se encontraba en su recámara mirando la televisión con sus hijos. Y cuando bajó a la sala tras escuchar algunos ruidos, no podía creer lo que estaba viendo: un extraño durmiendo plácidamente en el sillón. “Fui a la cocina a tomar algo y vi que habían movido algunas cosas. Volví a la cama, pero escuché ruidos en mi sala de televisión y pensé que eran los perros”, contó la mujer en Facebook.

Tras la sorpresa, lo primero que hizo fue intentar despertarlo. “Incluso le pregunté si solía vivir aquí, o si ahora vivía en la misma calle y acababa de llegar por la puerta equivocada”, relató al diario Daily Mail. Pero la situación resultó más complicada de lo que pensaba. Elaine llamó a su marido al trabajo para pedirle llevar a Thomas a su casa. ¡Pero el joven no podía recordar dónde vivía! Entonces, el esposo decidió dejarlo en el supermercado, según retoma Yahoo.

Luego de disculparse con la mujer y averiguar qué había pasado, resultó que los papás de Airlie ya no viven ahí desde hace dos años. “El chico ya se ha ido, era inofensivo. Pero aprendí de nuevo: Cierren sus puertas, chicos”, concluyó Wedlock en Facebook.

Dejar respuesta