Al menos 150 centroamericanos de la caravana migrante que se inició a finales de marzo, llegaron este domingo al muro que divide México y Estados Unidos en la fronteriza localidad mexicana de Tijuana, desde donde planean pedir asilo a Washington. Tras un difícil viaje de un mes, desde Centroamérica hasta la frontera entre Estados Unidos y México, decenas de inmigrantes solicitantes de asilo prometen permanecer fuera de un centro de procesamiento de inmigración hasta que “todos” sean admitidos en Estado Unidos, dijo un organizador con la caravana este domingo.

Anteriormente, los migrantes marcharon desde el Parque de la Amistad, en Tijuana, México, hasta el puerto de entrada de San Ysidro. Se pararon en el lado mexicano; del el otro lado está San Diego, California (Estados Unidos). Fue el tramo final para algunos en la caravana de cientos de inmigrantes que llegó a Tijuana el martes.
“Aún nos falta pedir asilo y esperamos que el gobierno de Estados Unidos nos abra las puertas”, dijo a la AFP Reyna Isabel Rodríguez, de 52 años, que viajó desde El Salvador con sus dos nietos y espera pedir asilo político al gobierno de Donald Trump.
“Lo que más me preocupa son mis nietos, no quiero que me separen de ellos”, agregó.
Previamente, varios migrantes cantaron el himno nacional de Honduras, y unos 30 de ellos escalaron la valla fronteriza en donde gritaban “alerta, alerta, que camina la lucha del emigrante por América Latina”.

Dejar respuesta