Alemania y Francia no están felices con la decisión de Donald Trump de abandonar el Acuerdo Nuclear con Irán. Y a tenor por las declaraciones de los mandatarios de estos dos países, las relaciones con Washington pueden estar pasando por un momento crítico.
El presidente francés, Emmanuel Macron, recibió este jueves el Premio Internacional Carlomagno en Alemania. A la ceremonia asistió la canciller Angela Merkel y ambos aprovecharon para lanzar mensajes muy duros contra Estados Unidos.
Macron realizó un claro llamado para construir una Europa unida y fuerte que no tenga que depender de Washington. Sin mencionarlo, el mandatario francés dejó clara su decepción con Trump, a quien no consiguió convencer de no salirse del acuerdo nuclear en su reciente viaje a Estados Unidos, pese a la buena sintonía que mostraron públicamente los dos mandatarios.
” ¿Aceptaremos la regla del otro o su tiranía? ¿Quién debe decidir nuestros acuerdos comerciales, los que nos amenazan porque las reglas ya no les convienen? Nosotros hemos elegido construir la paz en el Medio y Próximo Oriente, mientras que otras potencias han elegido incumplir su palabra. ¿Tenemos que ceder a la política de lo peor?”, se preguntó Macron.
Entre besos y apretones de manos: los momentos más incómodos entre Macron y Trump
Durante su discurso animó a los políticos alemanes a dejar sus reservas y seguir impulsando el proyecto europeo para poder hacer así frente a Estados Unidos. “No esperemos más, es ahora”, subrayó el presidente francés.
El guante lanzado por Macron fue recogido por Merkel, quien también se ha mostrado públicamente contra la retirada de Estados Unidos del tratado nuclear.
Ante la decisión de Trump, la canciller aseguró este jueves que Europa ya no cuenta con la protección militar de EEUU y que por esa razón debe comenzar a resolver sus propios asuntos de seguridad y defensa sin la ayuda de Washington.
Se trata de los comentarios más duros que hace la mandataria alemana desde que las relaciones entre EEUU y sus aliados en Europa comenzaron a deteriorarse tras la llegada deTrump a la Casa Blanca en enero de 2017.
Bajo la doctrina de “Estados Unidos Primero”, Trump ha abandonado pactos comerciales que considera dañinos para los intereses del país y ha anunciado la imposición de aranceles, que aunque no incluyen a países en Europa, marcan el inicio de la nueva política menos globalizada y menos integrada comercialmente. La salida de EEUU del Acuerdo de París contra el cambio climático ha sido parte del nuevo discurso proteccionista desde la Casa Blanca.
Trump ha criticado a Europa por no contribuir lo suficiente al presupuesto de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la principal alianza militar de Occidente.
“Se acabó la época en que EEUU simplemente nos protegerá”, dijo Merkel en el acto para honrar a Macron. “Europa necesita hacerse cargo de su propio destino. Esa es la tarea del futuro”, agregó la mandataria alemana.
En mayo del año pasado en sus pocas horas en Bruselas, el presidente Trump inquietó a su colega polaco sobre su relación con Rusia, evitó comprometerse a proteger a los aliados y regañó a los demás miembros de la OTAN por no gastar más en defensa o por invertir el presupuesto común en la sede nueva durante la ceremonia de inauguración.
En esa oportunidad Merkel fue la primera que le mandó un mensaje sutil a Trump al decir: “ No es el aislamiento ni levantar muros lo que nos lleva al éxito, sino la apertura de sociedades que comparten los mismos valores”.

Dejar respuesta