Papa Francisco nombra santo a Monseñor Romero, ante unas 70,000 personas en Plaza de San Pedro. La misa y ceremonia de canonización de Romero sirvieron de colofón a un proceso iniciado en 1993. El Papa Francisco elevó hoy a los altares a siete nuevos santos, incluyendo Monseñor Romero y el Papa Pablo VI.

El Papa Francisco elevó este domingo a los altares al asesinado Monseñor Oscar A. Romero y al Papa Pablo VI, dos íconos religiosos que impulsaron una visión progresista de la Iglesia Católica, durante una solemne ceremonia y ante más de 70,000 personas, incluyendo a más de 10,000 salvadoreños.

Ante un mar de banderas de El Salvador y decenas de países de América Latina, el Papa Francisco proclamó santos a Romero y al Papa Pablo VI, además de otros cinco religiosos, en una misa al aire libre celebrada en la Plaza de San Pedro.

El Papa Francisco leyó en latín el rito de canonización al inicio de la misa, donde nombró a los siete nueve santos “para la exaltación de la fe católica, el incremento de la vida cristiana”.

La multitud respondió espontáneamente con ruidosos aplausos, mientras algunos se enjugaban las lágrimas al seguir el evento desde pantallas gigantes colocadas en los costados de la emblemática plaza.

Dejar respuesta