Mientras se encuentran restaurando la tumba de Jesucristo en Jerusalén, científicos encontraron nuevas pruebas sobre la tumba de Jesús, confirmaron que la tumba es mucho más vieja de lo que creían, antes de encontrar estas pruebas, se creía que la tumba fue construida hace tan solo 1,000 años, pero con las nuevas pruebas, se confirmó que se construyó en el siglo IV dC.
Científicos que investigan el lugar donde se halla el presunto sepulcro de Jesús, comprobaron que sus materiales de construcción son del siglo cuarto, confirmando así certezas antiguas de que los romanos construyeron el monumento tres siglos después de su muerte.
El estudio no ofrece ninguna evidencia de si Jesús está o no enterrado en ese sitio de Jerusalén, pero sí ratifica la histórica creencia de que los romanos construyeron el monumento 300 años después de su muerte. Es la primera vez que se realiza este tipo de estudio en el sitio, localizado en lo que hoy es la Iglesia del Santo Sepulcro, al interior de un santuario construido después.
“Es un hallazgo muy importante pues confirma que fue Constantino el Grande, como lo afirman las evidencias históricas, el responsable de haber cubierto el lecho de roca del sepulcro de Cristo con las losas de mármol del santuario”, afirmó Moropoulou, especialista en preservación de la Universidad Técnica Nacional de Atenas.
Las certezas tradicionales consideran que Constantino construyó el monumento a Jesús en el sitio donde se creía fue enterrado, cuando se iniciaba la transición del Imperio romano hacia la Cristiandad, en el siglo IV de nuestra era. Otros monumentos fueron construidos después sobre el lugar.
La Iglesia del Sagrado Sepulcro alberga en la actualidad el santuario, así como el presunto punto cercano donde se crucificó a Jesús, considerados ambos los sitios más sagrados de la cristiandad.
Comparten la custodia del sagrado lugar instituciones representativas de los griegos ortodoxos, los armenios y los católicos romanos, por lo que a causa de sus disputas tuvieron que aplazarse durante décadas los trabajos de restauración.

Dejar respuesta