El alcalde Turner había urgido desde principios de año para que el Concejo aprobara esta medida. A partir del 1 de septiembre, las compañías constructoras en Houston deberán fabricar las viviendas a dos pies más de altura.
Así lo determinó el concejo de la ciudad al aceptar las medidas propuestas por alcalde Sylvester Turner que buscan mitigar el riesgo de inundaciones. “El cambio es difícil, pero escoger entre proteger vidas y propiedades no lo es”, les había dicho Turner en días pasados.
La propuesta está dirigida a las construcciones nuevas, aunque también lo establece para aquellas propiedades que expandan su tamaño en más de un tercio.
El Alcalde había hecho énfasis en que “las inundaciones están llegando cada vez más frecuentemente y con mayor intensidad, así que tenemos que construir una ciudad que sea más resistente”.
La gran mayoría de las casas inundadas en Houston se encuentran bajo el plan de inundaciones de 100 años, que significa que existe un 1% de que una casa se inunde tras el paso de una tormenta fuerte. Ahora, con el nuevo plan, esa posibilidad sería del 0.20%.

Dejar respuesta