El gobierno de Finlandia anunció este domingo que solicitará unirse a la OTAN, abandonando décadas de neutralidad durante la guerra e ignorando las amenazas de Rusia de posibles represalias mientras el país nórdico intenta fortalecer su seguridad tras el inicio de la guerra en Ucrania.

La decisión se anunció en una conferencia de prensa conjunta este domingo con el presidente Sauli Niinistö y la primera ministra Sanna Marin, quien dijo que el parlamento del país debe ratificar la medida antes de que Finlandia pueda solicitar formalmente la membresía en la OTAN.

«Esperamos que el parlamento confirme la decisión de solicitar el ingreso a la OTAN», dijo Marin durante una conferencia de prensa en Helsinki este domingo. «Durante los próximos días. Se basará en un mandato fuerte, con el presidente de la República. Hemos estado en estrecho contacto con los gobiernos de los estados miembros de la OTAN y la propia OTAN».

«Somos socios cercanos de la OTAN, pero es una decisión histórica que nos unamos a la alianza y esperamos que tomemos las decisiones juntos», agregó.

La medida llevaría a la alianza militar encabezada por Estados Unidos hasta la frontera de 1.335 kilómetros de Finlandia con Rusia, pero podría tomar meses para finalizar ya que las legislaturas de los 30 miembros actuales deben aprobar a los nuevos solicitantes.

También corre el riesgo de provocar la ira de Rusia, cuyo presidente, Vladimir Putin, dijo este sábado a su homólogo finlandés, Sauli Niinistö, que abandonar la neutralidad militar y unirse al bloque sería un «error», según un comunicado del Kremlin. El sábado, Rusia cortó el suministro eléctrico al país nórdico tras problemas en la recepción de pagos.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual Finlandia fue invadida por la Unión Soviética, el país ha sido militarmente no alineado y nominalmente neutral para evitar provocar a Rusia. En ocasiones se ha complacido con las preocupaciones de seguridad del Kremlin y ha tratado de mantener buenas relaciones comerciales.

El sábado, Niinistö llamó para informar a Putin sobre las intenciones de Finlandia de unirse al bloque y dijo que «las demandas rusas a fines de 2021 con el objetivo de evitar que los países se unan a la OTAN y la invasión masiva de Rusia a Ucrania en febrero de 2022 han alterado el entorno de seguridad de Finlandia», según a un comunicado de la oficina del presidente de Finlandia.

La primera ministra Marin reiteró ese sentimiento este domingo y dijo a los periodistas que con respecto a una amenaza nuclear, «no tomaríamos estas decisiones que estamos tomando ahora, si no pensáramos que están mejorando nuestra fuerza o seguridad». Por supuesto, creemos que estas son las decisiones correctas y estas decisiones mejorarán nuestra seguridad nacional».

Suecia ha expresado frustraciones similares y también se espera que haga un movimiento similar para unirse a la OTAN.

Ambos países ya cumplen muchos de los criterios para ser miembros de la OTAN, que incluyen tener un sistema político democrático en funcionamiento basado en una economía de mercado; tratar a las poblaciones minoritarias de manera justa; comprometerse a resolver los conflictos de manera pacífica; la capacidad y voluntad de hacer una contribución militar a las operaciones de la OTAN; y comprometerse con las relaciones e instituciones democráticas cívico-militares.

Turquía, miembro de la OTAN, que se ha presentado como mediador entre Rusia y Ucrania, ha expresado reservas sobre la integración de Finlandia y Suecia en la alianza. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo este viernes que no ve «positivamente» que Finlandia y Suecia se unan a la OTAN, y acusó a ambos países de albergar «organizaciones terroristas» kurdas.

El presidente de Finlandia, Niinistö, dijo que estaba «confundido» por el escepticismo de Erdogan y dijo que durante una conversación telefónica con Erdogan hace un mes, el presidente turco parecía «favorable» a que Finlandia se uniera al bloque.

«Le agradecí y estuvo muy complacido de recibir mi fax. Así que tienes que entender que estoy un poco confundido», dijo.

“Creo que lo que necesitamos ahora es una respuesta muy clara. Estoy preparado para tener una nueva discusión con el presidente Erdogan sobre los problemas que ha planteado”, agregó.

Admitió que cualquier miembro de la OTAN podría «bloquear el proceso», por lo que es «importante» mantener «buenos contactos» con todos, y agregó que Finlandia quiere mantener pacífica su frontera con Rusia.

Putin ve la alianza como un baluarte dirigido a Rusia, a pesar de que el bloque pasó gran parte de los años postsoviéticos centrándose en temas como el terrorismo y el mantenimiento de la paz.

Antes de que Putin invadiera Ucrania, dejó en claro su creencia de que la OTAN se había acercado demasiado a Rusia y debería ser despojada de sus fronteras de la década de 1990, antes de que algunos países vecinos de Rusia o ex estados soviéticos se unieran a la alianza militar.

El deseo de Ucrania de unirse a la alianza y su estatus como socio de la OTAN, visto como un paso en el camino hacia la eventual membresía plena, fue una de las numerosas quejas que Putin citó en un intento de justificar la invasión de su país a su vecino.

Desde la invasión rusa de Ucrania en febrero, el apoyo público a unirse a la OTAN en Finlandia aumentó de alrededor el 30% a casi el 80% en algunas encuestas. La mayoría de los suecos también aprueban que su país se una a la alianza, según las encuestas de opinión.

Vladimir Chizhov, embajador de Rusia ante la Unión Europea, dijo a Sky News el jueves que si Finlandia se une al bloque, «esto requerirá ciertas medidas técnicas militares como mejorar o aumentar el grado de preparación de la defensa a lo largo de la frontera con Finlandia».

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here