Israel y Hamas alcanzaron un acuerdo para interrumpir las hostilidades en la Franja de Gaza e intercambiar presos palestinos por rehenes del grupo islamista.

El gobierno de Israel aprobó este martes un acuerdo con Hamas para detener los ataques contra Gaza durante al menos cuatro días e intercambiar rehenes del grupo islamista por presos palestinos.

Según el acuerdo, que no implica el fin de la guerra y fue gestionado con la mediación de Catar, Egipto y EEUU, Hamas liberará a 50 de los aproximadamente 240 rehenes que mantiene en la Franja de Gaza durante un período de cuatro días, dijo el miércoles el gobierno israelí.

Además, se extendería la pausa en la guerra por un día adicional por cada 10 rehenes liberados y especificó que los primeros serían mujeres y niños, y que no se contempla la liberación de militares. A cambio, Israel se compromete a liberar unos 150 palestinos presos en sus cárceles.

La pausa en las hostilidades también permitirá la entrada de más ayuda humanitaria en la Franja de Gaza, donde según la ONU la situación de la población civil es catastrófica.

El acuerdo fue aprobado por el gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en una reunión que se prolongó hasta bien entrada la madrugada del miércoles.

Antes de la votación, Netanyahu intentó asegurar a los ministros del gobierno que la interrupción de la ofensiva era solo táctica y prometió reanudarla una vez que expire.

«Estamos en guerra y continuaremos la guerra», dijo Netanyahu. «Continuaremos hasta lograr todos nuestros objetivos». Israel ha prometido destruir las capacidades militares de Hamas y conseguir la devolución de todos los rehenes.

La presión internacional para una pausa humanitaria

Hamas tomó alrededor de 240 rehenes en un sorprendente ataque el pasado 7 de octubre, cuando cruzaron la frontera militarizada de Gaza y mataron a unas 1,200 personas, en su mayoría civiles, según Israel.

Israel respondió iniciando una campaña de bombardeos y una ofensiva terrestre en Gaza que, según las autoridades de Hamas que dominan la Franja, había dejado hasta el martes más de 14,000 muertos.

La ONU, que hace semanas que reclama un alto el fuego por motivos humanitarios, estima que la guerra desplazó a casi 1,7 de los 2,4 millones de habitantes de Gaza, sometida también desde el 9 de octubre a un «asedio total» por parte de Israel, que bloquea los suministros de comida, agua, electricidad y medicinas.

Niños hospitalizados en Franja de Gaza empiezan a ser evacuados hacia centros médicos de Emiratos Árabes

El gobierno de Catar, por su parte, expresó su esperanza de que la pausa humanitaria sea «la base de un acuerdo integral y sostenible».

«Esperamos que esta tregua establezca un acuerdo integral y sostenible que detenga la maquinaria de guerra y el derramamiento de sangre, y conduzca a conversaciones serias para un proceso de paz amplio y justo de conformidad con las resoluciones de legitimidad internacional», dijo, citado por EFE, el ministro de Relaciones Exteriores catarí, Mohamed bin Abdelrahman.

El sábado, Biden publicó un artículo de opinión en The Washington Post en el que propone «reunificar» Gaza y Cisjordania bajo una Autoridad Palestina «reforzada». Biden también apoyó «una solución de dos Estados», en referencia a la creación de un Estado palestino junto al de Israel.

El gobierno israelí enfrenta una fuerte presión externa para aliviar los padecimientos de los civiles de Gaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here