El presidente electo de Argentina, Javier Milei, viaja la noche de este domingo rumbo a Nueva York, donde visitará la tumba de un rabino, y se desplazará luego a Washington, para tener allí una serie de reuniones, confirmaron a EFE fuentes del futuro gobierno.

«Primero va al Ohel, en Nueva York, a dar las gracias por el lugar que le ha dado Hashem (término hebreo para referirse al nombre de Dios). Después va a Washington a mantener reuniones de trabajo», indicaron las fuentes consultadas.

Emplazado dentro del cementerio de Montefiore, en el neoyorquino barrio de Queens, el Ohel es una estructura que protege la tumba del rabino Menachem Mendel Schneerson (1902-1994), conocido como el rebe de Lubavitch, y es un sitio de peregrinación para los judíos jasídicos (ortodoxos).

Milei, líder de la formación de ultraderecha La Libertad Avanza, ya había visitado el Ohel en julio pasado, antes de las elecciones primarias de agosto en Argentina.

Días atrás, en una entrevista tras su triunfo del pasado domingo en la segunda vuelta presidencial, Milei ya había anticipado que planeaba regresar en estos días al Ohel para «dar las gracias por esta misión» que iniciará el próximo 10 de diciembre, cuando asuma la Presidencia argentina.

Milei se ha reconocido como católico, pero también ha dicho hace unos años que pensaba convertirse al judaísmo. Recibe instrucción en los libros sagrados judíos y este sábado acudió a una ceremonia judía en Buenos Aires donde recibió la bendición por parte de un rabino.

Tras su paso por Nueva York, Milei se desplazará a Washington para mantener una serie de reuniones, una agenda de la que no se saben más detalles.

Según medios locales, el presidente electo viajará a Estados Unidos junto a quien será su jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y a Luis Caputo, señalado como posible ministro de Economía del nuevo gobierno, aunque las fuentes consultadas por EFE no confirmaron quiénes serán parte de la comitiva.

Tras la victoria del pasado domingo, Milei mantuvo conversaciones con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y con el exmandatario de ese país Donald Trump (2017-2021).

Asimismo, mantuvo el viernes una conversación con Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), al que Argentina adeuda $46,000 millones.

El organismo con sede en Washington se comprometió en este primer contacto formal con el presidente electo a «apoyar los esfuerzos» para resolver los severos desequilibrios macroeconómicos de Argentina.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here