Funcionarios de inmigración deportaron a 119 cubanos de regreso a La Habana el viernes, en un vuelo que partió del Aeropuerto Internacional de Miami.

El vuelo de repatriación a Cuba es al menos el tercero en los últimos seis meses. Los esfuerzos de la administración Trump para detener y enviar cubanos indocumentados a la isla tuvieron un impulso en septiembre, cuando la agencia anunció que completó con éxito lo que llamó una de las misiones de repatriación a Cuba “más grandes” en la historia reciente.

El tamaño y la naturaleza de ese vuelo “histórico”, que deportó a 120 cubanos de Louisiana, ahora se ha convertido en la norma, dicen algunos expertos locales en inmigración, con recientes vuelos de repatriación que llevan regularmente a más de 100 cubanos a La Habana.

”Ese número ya no es un número impactante”, dijo Wilfredo Allen, un veterano abogado de inmigración de Miami. “Hace años, la gente jadeaba ante esta noticia. Pero ahora, no sorprende que 120 cubanos sean deportados. Es normal“.

Con los años, los privilegios especiales para los cubanos han desaparecido. La Casa Blanca endureció las restricciones a los viajes a Cuba, permitió demandas en los tribunales de Estados Unidos contra cualquiera que se beneficiara de las propiedades cubanas confiscadas por el gobierno de Castro e impuso sanciones por el envío de petróleo de Venezuela a la isla.

En 2019, más del doble de cubanos fueron deportados que en 2018, según datos recientes. En diciembre, los funcionarios federales publicaron las últimas estadísticas de deportación, que mostraron que 1,179 cubanos fueron detenidos en todo el país durante el año fiscal 2019, en comparación con 463 en 2018. En 2017, hubo 160 arrestos.

Los datos de ICE no desglosan la deportación por estado o región, por lo que no está claro cuántos cubanos fueron detenidos y deportados del sur de Florida durante su vuelo más reciente, así como los otros anteriores. Todavía no está claro si las personas en el vuelo de La Habana eran recién llegados o personas que permanecieron ilegalmente en el país.

“Sí, ahora podemos eliminar a los cubanos. Es por eso que ves un salto significativo “, dijo el director interino de ICE, Matthew T. Albence, al Miami Herald a fines del año pasado. “Cuba coopera con nosotros en la emisión de documentos de viaje, lo que no hicieron anteriormente”.

La deportación selectiva de ciudadanos cubanos es solo una pequeña parte del plan de la administración Trump para acelerar la deportación de inmigrantes indocumentados, aunque las expulsiones exitosas son el fruto de un acuerdo firmado por los gobiernos de Estados Unidos y Cuba bajo el ex presidente Barack Obama en sus últimos días en el cargo.

El acuerdo de migración del 12 de enero de 2017 exige que Cuba tenga que aceptar a todos los ciudadanos cubanos que ingresen a Estados Unidos a partir de esa fecha, o que se descubra que permanecieron en Estados Unidos ilegalmente.

“Los Estados Unidos de América regresarán a la República de Cuba, y la República de Cuba recibirá a todos los ciudadanos cubanos que … las autoridades competentes de los Estados Unidos determinen que han intentado ingresar o permanecer en ese país de manera irregular en violación de la ley de los Estados Unidos“, dice el acuerdo.

El acuerdo internacional es el mismo que puso fin al “pies secos, pies mojados”, una política de décadas que permitía a los cubanos que llegaran a territorio estadounidense sin visas permanecer en el país y obtener la residencia legal.

A pesar del acuerdo, Cuba aún tiene discreción para aceptar o rechazar a ciudadanos cubanos que emigraron a Estados Unidos antes de que se firmara el acuerdo de migración. Cuba tiene 90 días a partir del día en que son contactados por funcionarios estadounidenses para aceptar o rechazar la devolución de uno de sus ciudadanos. Si no son aceptados, ICE no tiene más remedio que liberar a la persona a la comunidad bajo una “orden de supervisión”, donde tendrían que registrarse tantas veces como el gobierno se lo pida.

Hasta el pasado 31 de agosto, más de 39,000 cubanos en los Estados Unidos enfrentaban órdenes de expulsión por condenas penales o violaciones de inmigración. La mayoría vive libremente bajo órdenes de supervisión, que requieren que se registren al menos una vez al año.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here