+ Por arriba o por debajo del muro, los migrantes entran a EE.UU. en forma de tráfico “hormiga”

+ Frente a la lentitud del procedimiento oficial, algunos optan por cruzar y entregarse a las autoridades migratorias.

+ Cuando llega la noche, los miembros de la caravana migrante, actualmente en Tijuana, buscan maneras de atravesar el muro fronterizo para entrar a EE.UU.. / AFP

Un flujo consistente de migrantes centroamericanos ha estado encontrando maneras de treparse por el muro fronterizo en Estados Unidos, como así también pasar por debajo o colarse por entre sus rendijas, para así plantar los pies en suelo estadounidense, y pedir asilo. Son parte de la caravana de migrantes que llegó a Tijuana a fines de noviembre, y están a la espera de que se resuelva su situación en México.

En las últimas semanas, el hondureño Joel Méndez alimentó a su hijo de 8 meses, Daniel, antes de pasárselo a su compañera, Yesenia Martínez, que se había arrastrado por un hueco en el suelo bajo el muro, el cual había sido aflojado por las lluvias.

Un grupo de jóvenes se subieron sobre el muro en San Ysidro, California, con esperanzas de conseguir el pasaje a una vida mejor. Un migrante ofreció ayuda a otros para bajarse a suelo estadounidense.

Todos ellos buscaban evitarse la larga espera oficial en el lado mexicano para presentar una solicitud de asilo. En lugar de eso, prefirieron cruzar el muro y entregarse a los agentes fronterizos estadounidenses.

La semana pasada, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que el sector de San Diego había experimentado un «ligero aumento» en el número de familias que ingresaban ilegalmente a Estados Unidos con el objeto de pedir asilo.

La espera en Tijuana se alarga

Desde la llegada de la caravana migrante a Tijuana, a fines de noviembre, la rutina de la ciudad se ha visto trastocada por la llegada de alrededor de más de 6000 migrantes centroamericanos, quienes habían partido desde Honduras a principios de octubre. Esto es una fuente de tensión en la ciudad, y muchos residentes han salido a protestar por la llegada masiva de migrantes.

Actualmente, miles de ellos están viviendo en atestados campamentos improvisados en Tijuana tras una dura y larga travesía desde Centroamérica hasta la frontera de Estados Unidos. Luego de que a poco tiempo de llegar, se diera un enfrentamiento entre migrantes y fuerzas de seguridad, los recién llegados optaron por tratar de amoldarse al país, y muchos decidieron establecer nuevas vidas en México: solicitaron permisos de trabajo, y consiguieron empleos en fábricas locales, esperando mientras el gobierno estadounidense procesa unas 100 solicitudes de asilo diariamente en el cruce de San Ysidro, el más atareado de la frontera.

Pero por boca de otros, algunos se han dado cuenta de que pueden simplemente cruzar la frontera, sin que las autoridades mexicanas opongan mucha resistencia. En grupos de a dos o de a tres -en algunos casos, han llegado a ser una decena- llegan al muro fronterizo y se las arreglan para pasar al otro lado. A menudo en unos pocos minutos, los agentes fronterizos llegan al sitio para llevarlos a centros de detención y comienzan a entrevistarlos respecto a la existencia de un «temor creíble» de que les suceda algo en su país de origen, una razón que les permitiría solicitar asilo en EE.UU..

México le pide a EE.UU. que investigue el uso de gases lacrimógenos contra migrantes en la frontera
A lo largo de dos noches la semana pasada, periodistas de Associated Press vieron a más de una decena de migrantes arriesgarse para realizar ese cruce.

Una mujer que llevaba un rosario de cuentas azules esperaba con sus hijos para ver por dónde podían cruzar. Un migrante salvadoreño se ocultaba mientras cavaba un hoyo en la arena bajo el muro. En la oscuridad de la noche, se podía ver a migrantes caminando cuesta arriba en territorio estadounidense hacia los agentes que esperaban para detenerlos.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here