Lo que pudo haber sido un encuentro anecdótico se ha convertido en una enorme polémica que ha opacado momentáneamente la crisis por el coronavirus en México y ahondado en la polarización en lo que deberían de ser tiempos para la unidad. El domingo, el presidente Andrés Manuel López Obrador saludó, sin observar las sugerencias de distanciamiento social, a Consuelo Loera, la madre de Joaquín El Chapo Guzmán. El breve saludo sucedió en Sinaloa, adonde el mandatario viajó para supervisar la construcción de una carretera rural que conecta varios municipios serranos del Estado. La región sirve de hogar a una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo. El apretón de manos, celebrado en un bastión del narcotráfico mexicano, se convirtió en una tormenta viral que acaparó las redes sociales. El episodio ha escalado este lunes cuando el propio Gobierno reveló la carta que la señora envió hace nueve días al mandatario solicitando su intercesión.

La carta de la señora Loera, de 92 años, está fechada el 20 de marzo. Es la segunda que le hace llegar en algo menos de un año. La dirige al mandatario, a quien se refiere como “estimado hermano en Cristo”, y donde comunica que el Gobierno de Estados Unidos le he negado la visa humanitaria que había tramitado para visitar en prisión a El Chapo, quien fue sentenciado a perpetuidad en la corte federal de Brooklyn en julio de 2019. “Deseo insistirle sobre su apoyo para que se me permita visitar a mi hijo”, indica la señora Consuelo en el texto. “Tengo más de cinco años sin verlo”, añade.

López Obrador abordó la polémica en su conferencia matutina. “La peste funesta es la corrupción, no un adulto mayor que merece todo mi respeto, independientemente de quién sea su hijo”, dijo a los reporteros presentes en Palacio Nacional. “Todavía no conozco a una madre que acepte la culpa de un hijo… Me pide que yo ayude en gestiones para que el Gobierno de Estados Unidos le permita viajar para ver a su hijo y voy a hacer el trámite…Yo creo que por razones humanitarias se le debería permitir… Lo haría por cualquier ser humano”, afirmó el mandatario.

Horas después de la explicación, el Gobierno compartió con la prensa nacional e internacional el documento. Además de la solicitud mencionada, los primeros párrafos dejan entrever una supuesta comunicación entre la Administración de Morena y la defensa del capo. “Nuestros abogados, José Luis González Meza y Juan Pablo Badillo, están en contacto directo con quienes usted designó para la repatriación de mi querido hijo”, escribe Consuelo Loera. Siempre según la señora, estos interlocutores con el Gobierno son los secretarios (ministros) de Gobernación (Olga Sánchez Cordero), Relaciones Exteriores (Marcelo Ebrard), el secretario de Hacienda (Arturo Herrera) y la Fiscalía General, en manos de Alejandro Gertz. El texto explica que la Fiscalía tiene todas las pruebas “donde queda claro” que El Chapo “fue entregado ilegalmente” a la justicia estadounidense. El abogado González estuvo en el evento del presidente en Badiraguato del domingo, cuya fecha coincidió con el cumpleaños de Ovidio Guzmán, el hijo del capo sinaloense liberado a la fuerza por sicarios tras su detención a manos del Ejército en octubre.

Nada confirma, de momento, que el contenido de la carta sea verdad o que esta haya sido escrita siquiera por Consuelo Loera. Sin embargo, el presidente ha sido duramente golpeado tras el episodio. El saludo ha sido calificado como una provocación gratuita en tiempos delicados. “Era completamente innecesario, ¿qué gana el presidente exponiéndose así?”, se pregunta Alejandro Hope, un analista en seguridad y estudioso de las organizaciones delictivas mexicanas. El experto se dice sorprendido por el tono utilizado en el documento y afirma que la carta podría apelar a “dinámicas dentro de la organización”, quien hoy está encabezada por Ismael El Mayo Zambada y los hijos de Guzmán Loera: Ovidio, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo.

Hope no cree que exista “algún arreglo” entre el Gobierno y el crimen organizado, pero la imagen del presidente saludando a la madre de un narcotraficante sentenciado enrarece el panorama político justo cuando el país se adentra en la contingencia sanitaria provocada por el coronavirus, que ya ha dejado más de 1.000 contagios y 28 fallecidos. “El hecho refuerza la idea de que el presidente no toma en serio la emergencia. Además, dificulta lo que viene, cuando será necesario convocar algún tipo de pacto de unidad por el tamaño de la crisis que viene”, añade.

“Resulta inconcebible que, precisamente en estos momentos en que necesitamos a un jefe de Estado responsable y juicioso, el presidente salude pública y afectuosamente, con visible cercanía, a la madre de uno de los criminales más siniestros de la historia reciente”, escribió otro analista, Jesús Silva-Herzog, en las páginas de Reforma, un diario ampliamente criticado por el propio López Obrador.

López Obrador llamó “hipócritas” a quienes han utilizado el encuentro para criticarlo. Como suele hacer, el mensaje tenía una dedicatoria particular: los simpatizantes del expresidente Felipe Calderón y militantes del derechista Partido Acción Nacional (PAN). “Yo me reúno con la señora, la saludo y hubo un Gobierno conservador que negoció con el hijo de la señora y no dicen nada”, dijo el presidente en referencia a Genaro García Luna, el exsecretario de Seguridad del Calderón. El exfuncionario fue detenido en diciembre en Texas por autoridades estadounidenses. Este jueves, García Luna enfrenta una nueva vista judicial en el proceso que pretende sentarlo en el banquillo de los acusados para juzgarlo por sus nexos con el cartel de Sinaloa. La presentación de García Luna frente al juez quizá puede asentar un poco el polvo que ha levantado un saludo en tiempos de distancia social.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here