Una propuesta de ley estadounidense para enviar delegados laborales a México en el marco del nuevo tratado comercial entre estos dos países y Canadá (T-MEC o USMCA, en inglés) ha puesto un abrupto fin al ánimo celebratorio tras la firma de un acuerdo en las negociaciones comerciales y ha provocado dudas sobre su futuro.

Este domingo, se esperaba la llegada a Washington de Jesús Seade –el principal negociador mexicano—para discutir el tema, según reportó el diario The Washington Post.

La decisión de enviar cinco delegados estadounidenses a México fue incluida como parte de la legislación previa a la adopción del tratado que busca reemplazar al TLC o NAFTA, en inglés. Pero su contraparte mexicana lo ha rechazado tajantemente.

Seade, también subsecretario para América del Norte, acusó a Estados Unidos de haber ocultado su intención.

«Estas disposiciones, fruto de decisiones políticas del Congreso y de la administración de Estados Unidos, no fueron, por razones evidentes, consultadas con México y desde luego no estamos de acuerdo», dijo el funcionario, según retomó el diario El Economista.

Las prácticas laborales en México fueron uno de los principales puntos de discusión durante la ronda final de negociaciones. Los sindicatos estadounidenses y sus aliados en el Partido Demócrata habían exigido una vigilancia estricta para que se cumpliera la nueva ley laboral en México, que busca se respeten las elecciones sindicales y los contratos laborales.

Durante las negociaciones, Estados Unidos propuso enviar inspectores a México para garantizar que se cumpliría la ley. Pero México rechazó la idea, argumentando que violaría su soberanía e iría en contra de sus leyes.

En consecuencia, el acuerdo firmado en la Ciudad de México el pasado 10 de diciembre establecía la creación de paneles tripartitos para resolver las disputas, compuestos por mexicanos, estadounidenses y expertos elegidos por ambos países.

Seade envió una carta este sábado al principal negociador comercial estadounidense, Robert Lighthizer, expresando “la sorpresa y consternación de México”.

“Habría valido la pena que el Senado mexicano esperara”

Ahora, Seade y el Senado mexicano han sido objeto de críticas de expertos y líderes de opinión, quienes los acusan de actuar demasiado pronto y sin el suficiente conocimiento.

El Senado mexicano ratificó el acuerdo del 10 de diciembre dos días después, antes de que la Casa Blanca enviara al Congreso la propuesta de 239 páginas para implementar la ley.

“Bien habría valido la pena que el Senado mexicano se hubiesen esperado a que este texto se hiciese público antes de votar ayer. A ver si no hay parrafeo que sorprende. A leerlo con lupa”, escribió el exembajador y ahora analista Arturo Sarukhan en Twitter el viernes.

Los demócratas en la Cámara de Representantes, donde son mayoría, esperan votar el acuerdo el próximo jueves, un día antes del voto agendado sobre el juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump, reportó el portal de noticias Politico.

No está claro si los legisladores estadounidenses atenderán las preocupaciones de su contraparte mexicana, ni las repercusiones que podría tener para el acuerdo ya firmado continuar con la provisión de los delegados laborales.

La propuesta actual contempla la contratación de cinco agregados laborales en la embajada estadounidense en México para monitorear las obligaciones laborales de México bajo el T-MEC.

Seade ha adelantado que México no recibirá las credenciales diplomáticas de ningún tipo de inspectores “disfrazados”.

“Contemplan cinco agregados diplomáticos laborales en México, que no sabemos bien a bien cuál será su función y que por su puesto México jamás aceptará si estos son inspectores disfrazados, por una sencilla razón: la ley mexicana lo prohíbe”, dijo Seade este domingo en Twitter.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here