La ONU ha condenado la brutalidad policial durante las manifestaciones que iniciaron la semana pasada en respuesta a la gestión del Gobierno de Iván Duque, en particular en rechazo a una reforma tributaria que ya fue retirada y provocó la renuncia del ministro de Hacienda.

Colombia vive uno de sus momentos más turbulentos en décadas. Tras casi una semana de protestas reprimidas, que se han esparcido a decenas de ciudades y municipios, y a las que se han sumado ciudadanos de todas las edades y sectores de la sociedad, se reportan al menos 24 muertos, 89 desaparecidos, entre ellos dos menores, y al menos 846 heridos.

Las marchas masivas se dan en respuesta a la gestión del Gobierno de Iván Duque, en particular a una reforma tributaria que presentó en semanas pasadas. De ser exitosa, hubiera subido 19% el precio de los servicios públicos como el agua y la electricidad, de productos de consumo diario, como leche, huevos, carne, tampones, arroz y gasolina, todo en medio de una pandemia histórica que ha dejado tambaleando a la clase media y sumido a los más vulnerables aún más hondo en la miseria.

Colombia vive su tercera y más cruda ola de coronavirus y todos los días el país supera sus récords de muertes. Con la reforma, el Gobierno buscaba también subir los impuestos a los servicios funerarios.

Las protestas, de cientos de miles de personas, han sido en su mayoría pacíficas. También han estado punteadas por vandalismo y violencia de algunos grupos: al margen de la música, baile y arte de protesta de colectivos que apoyan un mayor respeto hacia los historicamente marginados, hay también grupos que han saqueado mercados, roto ventanas, invadido comercios y amenazado a los empleados.

El Gobierno de Joe Biden se ha pronunciado al respecto por medio de la portavoz adjunta del Departamento de Estado. Jalina Porter dijo en Twitter, “instamos a la máxima moderación por parte de la fuerza pública para evitar más pérdidas de vidas. Reconocemos el compromiso del Gobierno de Colombia de investigar las denuncias de excesos policiales y abordar cualquier violación de los derechos humanos”.

Varios congresistas estadounidenses dijeron estar alarmados por la situación, entre ellos Gregory Meeks, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, quien dijo este martes estar «sumamente preocupado por la brutal respuesta de la Policía y el ESMAD a las protestas en Colombia».

El ESMAD es la entidad gubernamental encargada de dispersar disturbios, que ya ha sido criticada e investigada por abusos pasados, en particular durante la anterior gran protesta nacional en noviembre y diciembre de 2019.

Meeks dijo estar alarmado en particular por lo vivido en Cali, la segunda ciudad más importante del país, en la noche del lunes, cuando miembros de la Policía abrieron fuego contra ciudadanos que se manifestaban pacificamente y encendieron velas en un parque para protestar. Meeks le pidió al presidente Duque «desescalar la violencia y dejar claro que el uso excesivo de la fuerza es inexcusable».

Condenan la brutalidad policial

Frente a una situación que se le ha salido de control, Duque retiró la reforma, y su autor, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, renunció. Pero fue muy poco y muy tarde. Las protestas continúan y las más fuertes están planeadas para los días siguientes pues el descontento no acaba con la reforma.

Viene de más atrás y más profundo: una creciente pobreza y desigualdad, la negligencia de décadas del Gobierno hacia el campo, la constante masacre de líderes sociales, y lo que algunos activistas y grupos de defensa de derechos humanos nacionales e internacionales consideran como un patrón de uso excesivo de la fuerza policial.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea han condenado la brutalidad policial y han pedido que los responsables de la represión respondan por sus actos.

La Defensoría del Pueblo en Colombia anunció este martes que según sus registros “hay 19 fallecidos en Valle del Cauca, Bogotá, Neiva, Cali, Soacha, Yumbo, Ibagué, Madrid, (Cundinamarca), Medellín y Pereira”, reporta Noticias Caracol, una de las principales cadenas de noticias colombianas.

La Defensoría agregó que “está evaluando y clasificando 140 quejas que incluyen información sobre fallecidos, desaparecidos, abuso policial y lesionados, entre otros, que han llegado a través de distintos canales de servicio al ciudadano… Las quejas serán enviadas a las respectivas autoridades competentes para que reporten los avances de las investigaciones”.

Además, Duque anunció este martes en la tarde que varios miembros de su Gabinete se reunirán a dialogar con diferentes sectores del país que lideran las marchas, según reportó la revista colombiana Portafolio.

Este martes Colombia era uno de los términos más buscados en el mundo en Google y en la red social Twitter, en parte luego de que cantantes de renombre mundial como Shakira, Maluma y J Balvin denunciaran en sus redes lo que ocurre en su país natal.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here