Un grupo de senadores demócratas pidió al gobierno de Joe Biden que renueve los Estatus de Protección Temporal de tres países centroamericanos y agregue Guatemala a la lista de naciones cuyos connacionales indocumentados tienen un amparo de deportación y una autorización temporal de empleo en EEUU.

Un grupo de senadores demócratas pidió al gobierno de Joe Biden que renueve los Estatus de Protección Temporal (TPS) de tres países centroamericanos y agregue Guatemala a la lista de naciones cuyos connacionales indocumentados tienen un amparo de deportación y una autorización temporal de empleo en Estados Unidos.

Por medio de una carta, el grupo, integrado por 32 senadores, solicitó formalmente que se renueven las protecciones para El Salvador, Honduras y Nicaragua y que amparan a unos 250,000 indocumentados, algunos de los cuales llevan más de dos décadas viviendo en el país.

Los legisladores también pidieron que se incluya por primera vez a Guatemala, país que hasta ahora ha quedado fuera de las designaciones a pesar de la solicitud hecha por ese país centroamericano en varias ocasiones.

Se estima que en Estados Unidos viven alrededor de 1.5 millones de guatemaltecos, de acuerdo con datos proporcionados por el gobierno centroamericano. De ellos, unos 900,000 son indocumentados.

Detalles de la carta

En la misiva, dirigida a los secretarios de los departamentos de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, y de Estado (DOS), Anthony Blinken, los senadores expresaron su “grave preocupación” por el empeoramiento de las condiciones humanitarias en Centroamérica, que se han visto agravadas en los últimos dos años por la pandemia del COVID-19, y múltiples y devastadores desastres naturales.

Todas estas causales han contribuido notable incremento de la migración irregular desde esos países hacia Estados Unidos en busca de asilo y/o mejores oportunidades para reconstruir sus vidas y familias, señala la carta.

“La crisis en Centroamérica es urgente… Las designaciones y reasignaciones de TPS proporcionarían protecciones críticas para los beneficiarios elegibles y les permitiría cubrir las necesidades básicas de sus familiares en sus países de origen e invertir en alternativas más seguras a la migración irregular», se lee en la misiva.
La carta agrega que «es nuestra evaluación que los graves daños causados por los huracanes consecutivos hace poco más de un año, combinado con las condiciones de sequía extrema, y las crisis sociales y económicas exacerbadas por la pandemia de COVID-19, justifican esta acción por parte del gobierno”.

“Llevamos meses pidiéndolo”

Activistas que defienden los derechos de los inmigrantes celebraron la carta y señalaron que el presidente debe hacer todo lo posible por resguardar a la población indocumentada amparada por el Estatus de protección Temporal.

“Nosotros llevamos meses pidiéndolo”, dice Abel Núñez, secretario ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN). “Queremos que el presidente conceda un nuevo TPS a El Salvador, Honduras y Nicaragua y agregue esta vez a Guatemala para de esa manera proteger a más personas”.

El activista dijo que los TPS vigentes y que fueron restablecidos por orden judicial tras haber sido cancelados por el expresidente Donald Trump, “fueron otorgados hace años y después de las emergencias que los justificaron otros cientos de miles de indocumentados han llegado a Estados Unidos en busca de las mismas protecciones por nuevos desastres”.

“Si el presidente lo aprueba, en vez de favorecer a unos 300,000 indocumentados como hasta ahora, el programa protegerá de la deportación a por lo menos un millón de inmigrantes”, dijo Núñez. “Todo esto está dentro de la capacidad Ejecutiva del mandatario”.

Reforma estancada

El pedido de los 32 legisladores ocurre en momentos que en el Senado permanece estancado el debate de una reforma migratoria, esto debido al rechazo de la principal asesora de la Cámara Alta (Parlamentarian), Elizabeth MacDonough, de incluir la legalización de millones de indocumentados en el paquete de reconciliación dentro de la Ley de Gasto Social del gobierno.

También debido a que no todos los demócratas están de acuerdo con respaldan la iniciativa y se requiere la totalidad de los 50 votos para avanzar en las discusiones, más el voto de la vicepresidenta Kamala Harris, quien rompe el desempate.

“Debemos aplaudir la carta”, dice Juan José Gutiérrez, director ejecutivo de la Coalición Derechos Plenos para Inmigrantes, en Los Ángeles, California. “Se puede hacer y esperamos que el presidente lo haga, emitirá nuevas protecciones y agregará a Guatemala”.

Gutiérrez dijo además que “es lo correcto. El gobierno debe proteger el TPS de los centroamericanos y extenderlo hasta que el congreso se ponga de acuerdo y decida aprobar la reforma migratoria”.
La reforma mencionada por Gutiérrez se refiere al denominado Plan C, que consiste en un estatus temporal por 10 años para unos 6.5 millones de indocumentados (dreamers, titulares de TPS y trabajadores esenciales, incluyendo campesinos).

La posibilidad de un estatus de residencia permanente fue rechazada en dos ocasiones por MacDonough durante septiembre del año pasado, bajo el argumento que incluir en el ‘paquete de reconciliación’ una vía para legalizar a unos 7 millones de indocumentados aumentará el déficit en unos $140,000 millones durante 10 años, como resultado de la red de seguridad y programas de beneficios a los que tendrían acceso los extranjeros regularizados.

Los TPS

El TPS de Honduras y Nicaragua fue otorgado la primera vez el 5 de enero de 1999 en respuesta humanitaria al paso del huracán Mitch por las costas de Centroamérica a finales de octubre de 1998.

El beneficio migratorio cubre a todos los indocumentados que se hallaban en Estados Unidos al 30 de diciembre de 1998, quienes recibieron un amparo de deportación y una autorización temporal de empleo.

A su vez, el TPS de El Salvador fue activado por primera vez el 9 de marzo de 2001 como parte de la respuesta humanitaria del gobierno federal estadounidense a los terremotos del 13 de enero y 13 de febrero que ese año azotaron al país centroamericano.

La protección cubre a todos los nacionales salvadoreños que se encontraban en territorio estadounidense al 9 de marzo de 2001.

Activistas reiteran que se aprobarse un nuevo TPS, cubriría a inmigrantes indocumentados que están en Estados Unidos por lo menos desde el 1 de enero de 2022.

La carta fue firmada por los senadores Bob Menéndez, Chuck Schumer, Ed Markey, Catherine Cortez Masto, Elizabeth Warren, Patrick Leahy, Ben Cardin, Alex Padilla, Ben Ray Luján, Tina Smith, Bernie Sanders, Cory Booker, Patty Murray, Kirsten Gillibrand, Michael Bennet, Jacky Rosen, Tim Kaine, Richard Blumenthal, Amy Klobuchar, Martin Heinrich, Chris Van Hollen, Mark Warner, Jack Reed, Dick Durbin, Chris Coons, Tom Carper, Tammy Baldwin, Mazie K. Hirono, Jeff Merkley, Dianne Feinstein, Brian Schatz, Tammy Duckworth y Raphael Warnock.

Fuente: JORGE CANCINO

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here