La nueva Corte Suprema, de mayoría conservadora, escucha este martes los argumentos de un caso presentado por estados republicanos en contra de la Ley de Salud Asequible. Aunque la decisión se conocerá en la primavera, todo parece indicar que los jueces están a favor de mantener viva algunas partes de Obamacare.

La Corte Suprema está escuchando este martes por teléfono los argumentos de un caso que puede decidir el futuro de la Ley de Salud Asequible (ACA), mejor conocida como Obamacare. El gobierno de Donald Trump —acompañado por 18 estados republicanos, liderados por Texas— presentó los argumentos sobre la constitucionalidad de ACA en un momento clave en el que el país es golpeado duramente por el covid-19. La consecuencia de este nuevo desafío a la ley: más de 20 millones de personas podrían quedar sin seguro médico si la ley resultara derogada.

Desde que asumió el poder en 2017, Trump ha intentado acabar con la ACA y hasta ahora no ha podido. La diferencia esta vez, es que tras la confirmación de la jueza Amy Coney Barrett el máximo tribunal alcanzó una mayoría conservadora de 6-3.

Sin embargo, un reporte de Politico y otro del diario The New York Times señalan que algunos jueces conservadores han dado señales de que podrían no acabar con Obamacare en su totalidad. «Estoy de acuerdo con usted en que es un caso muy sencillo según nuestros precedentes, lo que significa que eliminaríamos el mandato y dejaríamos el resto en su lugar», dijo el juez conservador Brett Kavanaugh al apoyar al presidente de la Corte Suprema, John Roberts, que ya ha sido autor de dos decisiones en defensa de ACA.

«Creo que es difícil para usted argumentar que el Congreso tenía la intención de que toda la ley cayera si el mandato era anulado, cuando el mismo Congreso, que redujo la multa a cero, ni siquiera intentó derogar el resto de la ley», replicó Roberts al referirse a una decisión de 2017 y en respuesta a los argumentos de Kyle Hawkins, el abogado que habló en nombre de los demandantes.

Hawkins insistió en que el mandato «tal como existe hoy» es inconstitucional. «Es una orden desnuda para que se compre un seguro de salud y de esa manera, recae fuera de los poderes del Congreso», defendió. Para él, como el mandato individual es un elemento esencial de la ACA, dijo, «es inseparable» del resto de la ley.

Según el Times, al menos cinco jueces, incluidos dos de la mayoría conservadora del tribunal, indicaron que el mandato era completamente separable del resto de la ley.

Sin embargo, los argumentos orales no son un indicador infalible de cuál será la decisión final.

Si el escenario fuera que los jueces optaran por acabar con Obamacare, los legisladores demócratas —y también algunos republicanos— ya se pasean por la idea de una solución rápida para mantener las protecciones de salud de millones de estadounidenses.

Los argumentos

Lo que pelean específicamente los republicanos es el mandato individual. Los estados argumentan que como se redujo a cero la multa fiscal por no tener seguro, Obamacare es inconstitucional. Por eso, aseguran, la ley completa debe ser derogada.

El caso se remonta a una decisión de diciembre de 2019 de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, en Nueva Orleans, que declaró «inconstitucional» ese mandato individual y pidió que otras partes de la ley se revisaran. Pero ese fallo evadió en gran medida lo que sucederá con algunas partes de la legislación, como las relacionadas con las protecciones de los pacientes con afecciones preexistentes, la expansión del Medicaid y la capacidad de los menores de 26 años de permanecer en el seguro de sus padres.

El panel estuvo de acuerdo con el juez de distrito de Texas, Reed O’Connor, quien concluyó en 2018 que el requisito de seguro de la ley, el llamado «mandato individual», pasó a ser inconstitucional cuando el Congreso, en 2017, redujo a cero un impuesto a las personas sin seguro.

Esa decisión fue peleada por 20 estados demócratas bajo el liderazgo de California. Pidieron a la Corte Suprema revocar la determinación de esa corte al explicar que sin multa no hay mandato individual, por lo que la ley no es inconstitucional.

Con una Corte Suprema de mayoría conservadora, la decisión que pueda resultar en este caso tiene en vilo a millones de estadounidenses. Desde 2017, Trump ha nombrado a tres jueces conservadores. La última confirmada a toda prisa, Barrett, se cree que podría dar la razón a los republicanos en su demanda.

La decisión de la Corte se conocerá durante la primavera de 2021 y podría demorarse incluso hasta junio si hubiera divisiones extremas de postura sobre el tema.

Barrett y Obamacare

Desde que el nombre de la jueza Amy Barrett saltó entre las posibles nominadas por Trump para sustituir a la fallecida jueza liberal Ruth Ginsburg, las alarmas se encendieron sobre el riesgo en que se encontraba Obamacare. por años la jueza ha sido crítica de la ACA. Por ejemplo, cuestionó las decisiones de 2012 del juez John Roberts de mantener vigente la mayor parte de Obamacare. Ella consideró en un ar†ículo escrito en 2017 que Roberts «impulsó la Ley del Salud Asequible más allá de su significado plausible para salvar el estatuto».

Una vez nominada, cuando se sentó ante los senadores en la audiencia de confirmación, Barrett fue interrogada por los demócratas sobre su visión de ACA y sobre las expectativas que Trump había puesto sobre ella para materializar la derogación de Obamacare.

«No soy hostil ante ACA», respondió en una de las preguntas. «No le hice promesas a nadie. No tengo ninguna agenda», agregó.

Sin embargo, no está clara cuál podría ser la postura de Barrett sobre lo que está en discusión en el caso de Texas versus California. Hay quienes aseguran que hay razones para pensar que buena parte de la ley volverá a sobrevivir a los esfuerzos republicanos para derogarla, entre ellos, una pandemia que amenaza con seguir sumando casos a los más de 10 millones que ya han sido confirmados en Estados Unidos.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here