La coalición gobernante de Japón obtuvo la victoria este domingo en unas elecciones a la cámara alta que adquirieron una mayor importancia tras el asesinato del ex primer ministro Shinzo Abe.

Abe, de 67 años, recibió un disparo el viernes en la ciudad de Nara mientras pronunciaba un discurso en apoyo de los candidatos de su Partido Liberal Democrático (PLD). El asesinato de Abe sorprendió a la nación, que tiene una de las tasas más bajas de delitos con armas de fuego en el mundo.

Los líderes del país habían instado al público a acudir a votar el domingo, denunciando el asesinato como un ataque a la democracia.

«Debemos defender absolutamente las elecciones libres y justas, que son la base de la democracia», dijo este viernes el primer ministro Fumio Kishida, y agregó que el partido «proseguirá con nuestra campaña electoral según lo planeado con la firme convicción de que nunca cederemos» a la violencia».

Este domingo, en la víspera del velorio y funeral de Abe, el conservador PLD ganó al menos 63 escaños, más de la mitad de los 125 escaños en juego, según la emisora pública del país NHK.

El conteo de votos ya está completo, pero el Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones de Japón aún no ha publicado los resultados oficiales.

Si bien la cámara alta es la menos poderosa de las dos cámaras del parlamento japonés, la victoria solidifica la base política de Kishida y podría ayudarlo a seguir adelante con cuestiones políticas clave, incluida la posibilidad de revisar la constitución pacifista de Japón, una causa que Abe había defendido durante sus casi nueve años en el poder y que requeriría una mayoría de dos tercios de los votos de ambas cámaras del parlamento, seguido de un referéndum popular.

El sospechoso detrás del asesinato de Shinzo Abe

Los resultados de las elecciones llegan mientras continúa la investigación sobre el sospechoso detrás del asesinato de Abe, Tetsuya Yamagami, de 41 años, quien fue arrestado en el lugar momentos después del tiroteo.

La policía dice que es sospechoso de asesinato pero no ha sido acusado formalmente.

Yamagami dijo que le guardaba rencor a cierto grupo, con el que creía que Abe tenía vínculos, y con el que su madre había estado involucrada, según la emisora pública japonesa NHK y la agencia de noticias Kyodo, citando a la policía.

La policía de Nara dijo el lunes que Yamagami pudo haber realizado un tiro de prueba en las primeras horas de la mañana del jueves contra el edificio de «cierto grupo» en la prefectura de Nara, utilizando el arma casera con la que luego mató a Abe.

Los investigadores dijeron que un vehículo que se cree que es el auto de Yamagami fue visto en las cámaras de seguridad cerca de donde supuestamente tuvo lugar el tiroteo de prueba del jueves. La policía se negó a nombrar al grupo y las imágenes de seguridad no se han hecho públicas.

La madre del sospechoso era miembro de la Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial, ampliamente conocida como la Iglesia de la Unificación, dijo Tomihiro Tanaka, presidente de la oficina de la iglesia en Japón, en un comunicado el lunes.

El sospechoso nunca fue miembro de la iglesia, mientras que su madre ha sido miembro y asistía a eventos de la iglesia aproximadamente una vez al mes, según el comunicado. Tanaka agregó que la organización cooperará con los investigadores si así se lo solicitan.

Yamagami le dijo a la policía que vio videos de YouTube para ayudarlo a fabricar sus armas, informó NHK el lunes, citando a los investigadores. Practicó disparar las armas en las montañas días antes del asesinato, y la policía encontró tablas de madera con agujeros de bala en el vehículo del sospechoso, según NHK.

Fotos de la escena del viernes muestran lo que parecía ser un arma con dos cañones cilíndricos de metal envueltos en cinta negra.

Yamagami también dijo a los investigadores que inicialmente tenía la intención de matar a Abe usando explosivos en un evento en la prefectura de Okayama, a tres horas en auto desde Nara, informó NHK, pero al parecer cambió su plan debido a posibles dificultades para ingresar al evento.

Como líder nacional, Abe estaba afiliado a múltiples grupos, organizaciones y causas, como es común en cualquier democracia. No está claro si Abe estaba vinculado a algún grupo del que hablaba el sospechoso.

Una nación de luto

El tiroteo ha conmocionado a Japón, un país considerado durante mucho tiempo como uno de los más seguros del mundo.

El lunes se realizó un velorio privado en Tokio y el martes un funeral, según la oficina de Abe. La oficina agregó que realizarían una ceremonia para llorarlo, aunque aún no se ha decidido la hora y el lugar.

La oficina ha instalado un altar para que el público deposite flores en su oficina en Yamaguchi, y agregará un espacio para el incienso mañana, dijo.

En los días posteriores a la muerte de Abe, los dolientes en Nara se reunieron y colocaron flores en un monumento improvisado cerca de donde fue baleado.

Abe fue el primer ministro de Japón con más años de servicio, ya que ocupó el cargo de 2006 a 2007, luego nuevamente de 2012 a 2020, cuando renunció alegando motivos de salud. Pero incluso después de su renuncia, Abe siguió siendo una figura influyente en el panorama político del país y continuó haciendo campaña por el PLD.

«Fue una figura tan destacada en la política japonesa durante tanto tiempo… Creo que todos esperaban que en los próximos años continuara ejerciendo un poder tremendo», dijo Tobias Harris, investigador principal para Asia en el Centro para el Progreso Estadounidense.

«Así que la realidad de que él no está allí ejerciendo ese poder, que se ha ido y que ha dejado un vacío de poder dentro del PLD es… un impacto mucho mayor, incluso que el hecho de su muerte para el público en general».

Mensajes de luto y recuerdo han llegado de líderes mundiales pasados y presentes, muchos de los cuales trabajaron con Abe, una figura muy influyente en toda la región de Asia-Pacífico que definió la política durante una generación, durante su mandato en el poder.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, visitó Tokio el lunes y se reunió con Kishida para presentar sus respetos y sus condolencias al pueblo japonés.

«Estoy aquí porque Estados Unidos y Japón son más que aliados; somos amigos. Y cuando un amigo está sufriendo, aparece el otro amigo», dijo Blinken a los periodistas este lunes. Agregó que Abe fue «un visionario que llevó las relaciones con Estados Unidos a nuevas alturas».

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, y varios altos funcionarios del gobierno también visitaron la embajada de facto de Japón en Taipéi el lunes para rendir homenaje a Abe y transmitir su «más sentido pésame» a la familia Abe. Taiwán también ondea banderas a media asta para marcar las contribuciones de Abe a la isla.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here