Colonial Pipeline dijo este miércoles que comenzó a restablecer las operaciones del ducto que provee gasolina al sureste de Estados Unidos. Su cierre a causa de un ciberataque generó una escasez del combustible y un alza en su precio en varios estados.

La empresa Colonial Pipeline dijo este miércoles que comenzó a restablecer las operaciones en su ducto que abastece con gasolina a buena parte del sureste de Estados Unidos, tras un cierre de casi una semana a causa de un ciberataque que llevó a una reducción de los suministros y un alza en el precio de ese combustible.

La compañía aclaró que tomará varios días para que la gasolina comience a fluir de forma habitual hacia los estados a los que llega ese ducto, que transporta cerca de 2.5 millones de barriles de gasolina y otros combustibles como diésel y combustible para aviación. El 45% de los combustibles que consume la Costa Este fluyen a través de esa red de tuberías, que es también la más grande de Estados Unidos.

«Colonial Pipeline inició el restablecimiento de las operaciones del ducto hoy (miércoles) aproximadamente a las 5:00 pm, hora del Este», dijo la empresa en su página web. «Después de este reinicio, tomará varios días para que la cadena de suministros regrese a la normalidad. Varios mercados abastecidos por Colonial Pipeline pueden experimentar y seguir experimentando interrupciones intermitentes durante el período de reinicio», agregó.

La firma dijo que intentará transportar tantos combustibles como le sea posible de forma segura hacia los puntos afectados, que van desde las estaciones de servicio —donde el precio de la gasolina se disparó hacia los $3 el galón— hasta aeropuertos.

Se desconoce si la compañía pagó para que sus sistemas fuesen ‘liberados’ por un grupo que se hace llamar DarkSide.

La preocupación por este cierre forzado del ducto se agudizó este miércoles cuando más y más estaciones de servicio se quedaron sin gasolina. En Carolina del Norte, el 65% de las gasolineras registraron desabastecimiento, mientras que en Georgia lo sufrieron el 45% de las estaciones, de acuerdo con un registro del analista petrolero Patrick De Haan de Gas Buddy.

Ello apuntaló los precios del combustible a un promedio nacional de $3 por galón, según la asociación AAA que lleva un registro diario, e hizo que los gobernadores de Carolina del Norte, Georgia, Virginia y Florida declararan un estado de emergencia para afrontar la escasez. Asimismo, en la mañana, el gobierno federal relajó algunas normas para que facilitar el transporte de combustibles por otras vías.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here