El Dow Jones se desplomó este lunes después de que China anunciara un aumento de los aranceles a productos de Estados Unidos en represalia por una medida similar de Washington la semana pasada.

China elevó los aranceles sobre 60.000 millones de dólares en importaciones desde Estados Unidos. Las autoridades chinas habían impuesto los aranceles por primera vez el año pasado.

La preocupación por la guerra comercial con China no desaparece. Wall Street abrió con una brusca caída. El índice Dow Jones caía más de 700 puntos.

Las tensiones entre Washington y Beijing aumentaron la semana pasada, comenzando con un tuit del presidente Donald Trump el domingo 5 de mayo. Trump amenazó con aranceles adicionales a las importaciones chinas, y su gobierno hizo efectiva la medida el viernes, cuando aumentó los aranceles de 10 a 25% sobre unos 200.000 millones de dólares en bienes importados de China. No se espera que los nuevos aranceles afecten a las mercancías que ya están en tránsito, lo que le da a los negociadores una nueva ventana de negociación.

Las acciones se recuperaron el viernes después de que Trump y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin consideraran “constructiva” la conversación de la semana pasada con los negociadores chinos. Aún así, el Dow terminó la semana con una caída del 2,1%, completando su peor semana desde marzo.

Durante el fin de semana, Trump tuiteó bastante sobre la disputa comercial, y pidió a las empresas estadounidenses que produjeran productos nacionalmente para evitar los aranceles y que el acuerdo comercial empeoraría para China si las negociaciones se prolongaban más allá de las elecciones presidenciales en 2020. También reiteró que Beijing “rompió el trato”.

“Esta es una clara escalada en las tensiones comerciales, en nuestra opinión, y en contra de la idea de que se mantendría la cabeza fría y se evitaría lo peor”, escribió el estratega de Bank of America, Athanasios Vamvakidis.

Trump también atribuyó parte el crecimiento del PIB de EE. UU. en el primer trimestre, que fue del 3,2%, a su estrategia arancelaria.

El asesor de la Casa Blanca en temas económicos, Larry Kudlow, dijo el domingo que Estados Unidos anticipaba represalias de China por los nuevos aranceles.

China “nunca cederá a la presión externa” y está decidida a proteger sus derechos, dijo Geng Shuang, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores el lunes.

“Todavía creemos que ambos países tienen fuertes incentivos para comprometerse y que las autoridades son conscientes de lo que está en juego para sus economías de lo contrario. Una llamada entre los presidentes Trump y Xi en los próximos días podría hacer que todo vuelva a la normalidad”, sostuvo Vamvakidis.

Las acciones europeas cerraron a la baja en todos los ámbitos. Los mercados asiáticos también terminaron con caídas.

El presidente Donald Trump aconsejó el lunes a China no tomar represalias por los aranceles que le impuso Estados Unidos, al considerar que una escalada de esta guerra comercial entre Pekín y Washington “solo empeorará las cosas”.

“China se ha aprovechado de Estados Unidos durante tantos años que está muy por delante (nuestros presidentes no hicieron el trabajo). Por lo tanto, China no debería tomar represalias, ¡eso solo empeorará las cosas!”, tuiteó el presidente estadounidense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here