Los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades muestran que el 8% de las personas no asistieron a darse el refuerzo, más del doble del porcentaje que se había registrado en marzo

Un número cada vez mayor de estadounidenses no está recibiendo su segunda dosis programada de la vacuna anti COVID-19, según datos preliminares de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Los datos muestran que en abril alrededor del 8% de los estadounidenses saltaron la segunda inyección, necesaria para considerar completa la inmunización, frente al 3,4% de marzo.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna, dos de las tres que Estados Unidos está aplicando, requieren dos dosis, administradas con tres y cuatro semanas de diferencia, respectivamente. La vacuna de Johnson & Johnson, la tercera que está siendo administrada en el país, es la única que requiere una sola dosis.

No obstante, las autoridades advirtieron que los datos no son definitivos, ya sea por retrasos en los reportes o porque las personas pueden haberse aplicado las dos dosis en dos lugares diferentes.

“Si una persona recibió las dos dosis de diferentes entidades informantes, es posible que esas dos dosis no se hayan vinculado“, dijo un portavoz de los CDC. “Por ejemplo, si una persona recibió su primera dosis en una clínica administrada por el estado y la segunda dosis en una clínica de salud comunitaria, es posible que no estén vinculadas y podría parecer que se olvidó de la segunda dosis”.

Además, las autoridades creen que un pequeño descenso en la aplicación de segundas dosis es normal con las vacunas multidosis.

“Obviamente, siempre que tenga una vacuna de dos dosis, habrá personas que por una razón u otra (conveniencia, olvido, varias otras cosas) simplemente no se presentan para la segunda vacuna”, dijo a CNN Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. “Me gustaría que fuera un 0%, pero no me sorprende que haya algunas personas que lo hagan”.

Hasta el momento, 229 millones de personas recibieron al menos una dosis en Estados Unidos, el 42,2% de la población, según datos del CDC. De estas, 95 millones de personas, aproximadamente el 28,5% de la población, han sido completamente vacunadas.

La campaña de vacunación estadounidense podría recibir ulterior impulso después que la farmacéutica Moderna anunciara este lunes de que ha llegado a un acuerdo con la francesa Sanofi para que le ayude en el rellenado, finalización y empaquetado de hasta 200 millones de dosis de su vacuna contra la covid-19 en Estados Unidos a partir de septiembre.

De acuerdo a un comunicado conjunto, Sanofi aprovechará las infraestructuras productivas que tiene establecidas en su sede de Ridgefield, en el estado de Nueva Jersey, para ayudar en la producción de vacunas de Moderna, aunque no se divulgaron detalles financieros de la colaboración.

Un portavoz de Sanofi sostuvo que las dosis terminadas de la vacuna de Moderna se utilizarán en EEUU en base a un acuerdo que concluye en abril de 2022.

A esto se suma que Estados Unidos retomó la vacunación con Johnson & Johnson tras una pausa de once días al considerarla segura, tras un proceso de análisis. De inmediato, al menos veinte estados comenzaron a aplicarla nuevamente.

Estados Unidos solo ha administrado hasta ahora 8 millones de vacunas de Johnson & Johnson, frente a los más de 118 millones de unidades de Pfizer y los 98 millones de Moderna que se han suministrado en el país desde que empezó la campaña de vacunación en diciembre.

La administración de ese suero se pausó en Estados Unidos el pasado 13 de abril, después de que se detectaran seis casos de trombosis cerebral en mujeres menores de 48 años que habían recibido la vacuna, de las que una falleció.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here