El medio, propiedad de Rupert Murdoch, comenzó a darle la espalda. Y el presidente presentó a sus nuevos amigos: NewsMax y One American News.

Si hubo algo que caracterizó la presidencia de Donald Trump fue esa relación amorosa que tenía con la cadena de noticias conservadora Fox. El magnate, amante de la televisión y ex estrella de un reality show, se levantaba enchufado a su programación y se acostaba viendo sus programas mientras tuiteaba sobre los invitados, novedades y declaraciones de sus comentaristas favoritos. El imperio mediático de Rupert Murdoch fue clave para que el neoyorquino sin experiencia política ganara las elecciones en 2016 y luego para mantener energizada a las bases trumpistas, sobre todo amplificando las teorías conspirativas que emanaban de la Casa Blanca.

Pero el romance con Fox ha terminado y Trump ya parece tener nuevas cadenas favoritas. Este jueves el presidente saliente lanzó una lluvia furiosa de tuits y retuits con comentarios como: “Los ratings diarios de @FoxNews han colapsado completamente. Los del fin de semana, son incluso PEORES. Muy triste ver que esto está pasando, pero se olvidan lo que los han hecho exitosos, lo que los llevó hasta ahí”.

Y retuiteó frases como: “FoxNews está muerto”, “Fox ha sido completamente injusta y mentirosa. Hay que cambiarse a NewsMax”, “Fox ha sido un desastre desde el día de las elecciones”, “Hola, viejos amigos de FoxNews, vayan a NewsMax…ellos tratan de ser honestos”, “Sin dudas, FoxNews estuvo 24/7 en nuestros hogares por los últimos 7 años, pero no estuvo en los últimos 7 días”.

La cadena de noticias de Rupert Murdoch comenzó a dar señales de distanciamiento de Trump desde la noche de las elecciones, el 3 de noviembre, cuando dio por ganador al demócrata Joe Biden en Arizona, siguiendo el tradicional conteo de la agencia AP, cuando ninguna otra cadena lo hizo porque calculaban que el resultado era demasiado ajustado para dar un ganador. El propio Trump salió a la madrugada públicamente y al contar sus números mencionó con evidente disgusto la medida de Fox.

Cuando Trump organizó la ofensiva judicial para denunciar un fraude electoral, no se vio apoyado por la cadena que antes le había sido tan leal: veía con furia, por ejemplo, como calificaban a Biden de “presidente electo” y también daba voz a funcionarios republicanos que decían que no habían detectado irregularidades significativas en los centros de votación.

La cadena aún mantenía los comentarios ultratrumpistas de los presentadores Tucker Carlson, Sean Hannity, Laura Ingraham y otras personalidades que defienden a ultranza al magnate y denuncian que las elecciones han sido fraudulentas. Pero era evidente que Fox se estaba preparando para un Estados Unidos sin Trump.

Otra señal de que el mundo de Murdoch le está comenzando a dar la espalda a Trump es que el consejo editorial del diario The Wall Street Journal, también del magnate mediático, escribió el viernes por la noche que “quien gane necesita que el otro ceda para poder gobernar”.

El diario reconoció el derecho de Trump a emprender acciones legales si tenía pruebas de irregularidades, pero advirtió: “El legado de Trump se verá disminuido en gran medida si su acto final es una amarga negativa a aceptar una derrota legítima. Los funcionarios republicanos se darán la vuelta y, finalmente, también lo hará el público estadounidense que quiere que se resuelvan las elecciones”.

Después de una serie de quiebras empresariales, Trump reconstruyó su imagen como presentador en el reality show “El aprendiz”. Polémico y adicto a deformar la realidad, nadie duda de que el magnate tiene un inmenso carisma que mantuvo hipnotizados a sus seguidores con chistes o teorías conspirativas.

Trump TV

Ahora es posible que busque una nueva plataforma para cuando se vaya de la Casa Blanca. Ha insinuado incluso que lanzará una especie de “Trump TV” para amplificar sus ideas y quizás en esa idea esté el germen de esta pelea tan abierta.

Ya ha señalado a sus nuevos medios favoritos que son las señales de cable NewsMax y One American News (OAN) que hasta ahora no tenían demasiado peso, pero han crecido tras las elecciones y han sido directamente mencionadas por Trump, que quizás las compre (si aún no lo ha hecho).

En los últimos meses apareció una corresponsal de la ignota OAN entre los medios acreditados a la Casa Blanca, que solía ser elegida por Trump para cerrar las conferencias de prensa con una pregunta que siempre aparecía completamente dirigida para que el presidente se explayara sobre algún tema que le agradara.

NewsMax, por su parte, ha multiplicado tremendamente su audiencia tras las elecciones, a medida que los fans de Trump se desencantaban con Fox. En julio, por ejemplo, el canal tenía unos 25.000 televidentes simultáneos, algo que es mínimo ante un gigante como Fox o cualquier standard de TV. Pero en octubre tenía 65.000, a comienzos de noviembre trepó a 182.000 y ya el lunes tenía 347.000, el martes 437.000. Algunos shows llegaban a tener 800.000 televidentes, según el analista mediático Brian Stelter (y todo esto antes de la lluvia promocional de tuits de este jueves).

En estos flamantes canales, hoy promovidos por el Twitter presidencial, no se ha dado aún a Biden como ganador y se amplifican las teorías conspirativas que tendrán movilizados, al menos por un tiempo, a los seguidores trumpistas. ¿Serán el nuevo refugio de Trump cuando al fin abandone la Casa Blanca? ¿Serán sus nuevas plataformas desde donde disparar sobre la futura administración de Biden? Es muy posible.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here