Un exabogado de Donald Trump testificó el martes en el juicio por fraude financiero que se le sigue al expresidente en Nueva York, donde aseveró que los asesores de Trump tenían la orden de inflar el valor de su patrimonio a “cual fuera la cifra que Trump nos decía”.

El exabogado, Michael Cohen, se vio cara a cara con Trump, quien estuvo presente en la audiencia. Cohen pasó un tiempo en prisión y es ahora un importante testigo para la fiscalía en la demanda presentada por la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James.

El litigio alega que Trump y su compañía inflaron el valor de sus activos en balances financieros entregados a bancos, compañías aseguradoras y otros, a fin de obtener acuerdos, contratos o préstamos bajo condiciones blandas.

“Recibí órdenes del señor Trump de inflar el valor del total de sus activos, en base a un número que él elegía arbitrariamente”, declaró Cohen, afirmando que él y Allen Weisselberg, exdirector de finanzas de la Organización Trump, trataban de “analizar los distintos tipos de activos, inflar su valor, a fin de llegar a la cifra que el señor Trump nos había pedido”.

Preguntado cuál era esa cifra, Cohen respondió: “Cual fuera la cifra que Trump nos decía”.

Trump niega los alegatos de James, y afuera del tribunal, desestimó las declaraciones de Cohen como las palabras de “un mentiroso comprobado” que estuvo en prisión tras declararse culpable de evasión de impuestos, mentirle al Congreso y violar normas de financiamiento de campañas.

“No me preocupa su testimonio en lo más mínimo”, aseveró Trump. “Vean ustedes cuál es su historial. Verán que no es un testigo creíble”.

Es el sexto día este mes en que Trump fue voluntariamente al tribunal para presenciar los procedimientos en persona. Cohen ha dicho que ésta era la primera vez que veía a Trump en cinco años.

“¡Qué reencuentro!”, comentó Cohen sarcásticamente en una pausa en la audiencia. Poco antes, afuera del tribunal, había dicho: “Esto no es sobre Donald Trump vs. Michael Cohen o Michael Cohen vs. Donald Trump. Es sobre rendición de cuentas, así de simple”.

Después que Cohen subió al estrado y empezó a responder preguntas sobre su carrera y antecedentes judiciales, Trump en ocasiones susurró a sus abogados. En otras ocasiones, el expresidente se sentaba inclinado sobre la mesa, observando atentamente, o se echaba hacia atrás con los brazos cruzados.

 

ESTE SITIO NO GANA DINERO (NON_PROFIT) DE NINGUNA FORMA SU UNICO FIN ES INFORMAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here